Redacción / @Contactar
ediciones simbióticas

"Condenar al individuo a permanecer encerrado en la cultura de sus antepasados presupone además que la cultura es un código inmutable, lo que es empíricamente falso: no todo cambio tiene por qué ser bueno, pero toda cultura viva cambia (el latín se convirtió en lengua muerta a partir del momento en que ya no pudo evolucionar más). El individuo no (...) [ Sigue... > ]
Portada del sitio > RECORTES > El sustrato

El sustrato

Lunes 6 de septiembre de 2004, por José Ramón I. Alba @culturpunk

Cualquier acción que agrede a un individuo, psicológica o físicamente, produciéndole un daño, social o personal, mientras es ignorado por completo. El espacio de los microfascismos esta en el poder. El poder está en la realidad cotidiana. En un entorno en el que los individuos “normales” nos movemos a diario. Un entorno en el que las actitudes de desprecio pueden ser tremendas y continuas. Tan tremendas y peligrosas como que están apoyadas sobre un sustrato de cotidianidad que alimenta y justifica de continuo los comportamientos más inverosímiles. Que nos impide asimilar como agresiones aquello que hemos internalizado y hemos asimilado como natural. “La vida es así”, una actitud que justifica y tranquiliza. El simple hecho de tener la mínima sensación de superioridad sobre alguien comporta un principio de fascismo, un principio de violencia. Y la violencia no siempre necesita sangre. El simple hecho de sentirse inferior comporta una actitud de sumisión que fertiliza las agresiones. Que facilita su extensión. La propagación no siempre es belicosa. Como comentaba en Microfascismos cotidianos, éstos hoy se extienden “a modo de reproducción bacteriana en tanto que van invadiendo el ecosistema social al que infectan mientras fagocitan”

Tan sólo con una mínima reflexión sobre nuestra realidad inmediata podremos extraer multitud de ejemplos que, posiblemente, puedan mostrarnos una desagradable presencia profascista. Si somos conscientes de lo mínimo podremos entender que lo máximo no es otra cosa que la acumulación de pequeñas porciones de lo menudo. Que los hechos que observamos en los círculos de la macropolítica, del capitalismo global, no son ajenos a los comportamientos inmediatos. No es cierto que una gota colme un vaso si ese vaso no está lleno de otros millones de gotas que se han ido acumulando.

Comentar este artículo

1 mensaje

  • El sustrato

    21 de mayo de 2012 15:34, por Fernando

    Pues sí, resulta que todos somos fascistas porque nos gusta que los demás sean como queremos que sean, o que nos traten, o que sean iguales a nosotros, o que sean diferentes... y en algún momento no lo aceptamos.

    Responder este mensaje

Comentar este artículo


moderado a priori

Este foro está moderado a priori: tu contribución no aparecerá hasta haber sido validada por la administración del sitio.

¿Quién eres? (opcional)
  • [Conectarse]
Texto
  • (Para crear párrafos, deja líneas vacías.)

    texte


Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Mapa del sitio | Espacio privado | SPIP | esqueleto | Esqueleto Adaptado de: Rouge sang